TEXTOS

II. NUEVOS MUNDOS NUEVOS.

La historia del arte se construye sobre los resultados más trascendentales a los que ha podido llegar el ser humano en la investigación plástica.

Para llegar a tales cerros, el camino viene marcado por la constante de reinterpretar lo anterior, lo que ya existe, o lo que ya se ha hecho, de manera que con dicho conocimiento de causa se garantiza el CREAR.

Sirviéndome, inevitablemente, de esta fórmula, erijo mi obra.

Las muestras “Baroque Being Vanguardia”, “Lo Barroco” y “Pantone” rescatan algunos de los elementos fundamentales que atesora el Barroco Clásico -como la profundidad en el contraste cromático o el respeto hacia los matices- para acercar al espectador contemporáneo una serie de temáticas tratadas desde el terreno del expresionismo abstracto.

Aclaración:

El vínculo entre mi obra y el Barroco no ha sido fruto de una idea preconcebida; por el contrario, es el resultado natural de una deducción más extraída de la honesta observación de un buen número de mis piezas.

I. LO QUE SE DEBE SABER.

De forma unánime compartimos que leer es mejor que peor.

El lenguaje escrito nos facilita acceder a información.

Lo que la mayoría desconoce, es de la existencia no solo de otros medios con los que llegar a la información, sino también nuevos lugares desde donde crearla.

Me refiero, por tanto, a que tan importante es enseñar a un pueblo a leer como enseñarle a mirar.

Un cuadro es una conversación.

Cuando atravesamos las salas de una exposición, siempre hay algún cuadro que desatendemos.

No por ello ignoramos que estamos renunciando a saber algo. Al no querer comenzar un diálogo.

De iniciarlo cabrían dos posibilidades. O nos conduce a nuevas ideas, o reafirma las que ya disponemos.

En cualquiera de ambos casos, es importante ser consciente de que se está dialogando con la obra, se están estimulando nuestros hemisferios, y que se desarrollará una conversación distinta en virtud de las capacidades de quien contempla la pintura.

Hay individuos que saben extraer de su interlocutor información valiosa, y otros que ni siquiera saben hablar.

Lo mismo pasa con quienes miran un cuadro, o más aún, con quienes cuestionan la utilidad del arte.

Les diré:

El arte no solo da información, sino también nuevas formas de pensar, otras estructuras en las que hallar ideas que poder extrapolar hacia diferentes ámbitos.

La ausencia de arte nos recuerda dónde se encuentran nuestros límites.

Cuando se sepa esto